Conclusiones del estudio – Español

Conclusiones del estudio

Clic en aquí para obtener conclusiones del estudio en Inglés.


“Sentimos la necesidad de estar conectados a los medios de comunicación todo el día. Nuestras vidas básicamente giran en torno a ellos. Son lo que usamos para informarnos sobre las noticias y los chismes, la manera en la que nos comunicamos con nuestros amigos y planificamos lo que vamos a hacer”. — Reino Unido


LECCIONES PARA EL FUTURO

Para los ESTUDIANTES • Desconectarse de los medios de comunicación durante el estudio the world Unplugged hizo que los estudiantes tomaran mayor conciencia de la presencia de los medios, tanto de sus beneficios como de sus limitaciones. Y, posiblemente, de lo que más se percataron los estudiantes fue de su absoluta incapacidad para dirigir sus propias vidas sin usar los medios de comunicación.

La fuerza de la “adicción” que los estudiantes reconocieron llevó a algunos a confesar que habían aprendido que necesitan poner freno a sus hábitos con respecto a los medios de comunicación. La mayoría de los estudiantes dudaron de que tendrían mucho éxito, aunque reconocieron que su dependencia de los medios era hasta cierto punto autoimpuesta Y que en realidad inhibe su capacidad para manejar sus vidas de la manera tan plena como ellos esperaban, es decir, su capacidad para tomar decisiones en forma proactiva, en lugar de hacerlo en forma reactiva, en relación con su trabajo y sus actividades de ocio.


“Aunque la falta de contacto con los medios de comunicación durante 24 horas me hizo sentir incómodo, comencé a reflexionar sobre mi vida. ¿Vivimos para los medios de comunicación o para nosotros mismos? Tenemos que tomar la decisión correcta”. — China


Para las UNIVERSIDADES • De este estudio se desprende una lección muy importante para las universidades, independientemente de dónde se encuentren. Es necesario educar a los estudiantes en relación con el papel que deben tener los medios de comunicación en sus vidas, enseñarles a distinguir entre la ficción y la realidad, a discernir entre las fuentes fidedignas y las no fidedignas, a discriminar la información que es importante de la que no lo es, y a navegar de forma consciente en las diversas plataformas para satisfacer distintos fines personales y profesionales sin saturarse ni distraerse.

El estudio Unplugged presenta sólidos argumentos a favor de la necesidad de que se impartan cursos sobre los medios de comunicación como parte del plan básico de estudios en todas las universidades del mundo. Asimismo, el estudio documenta en forma dramática la necesidad de que los profesores que impartan esos cursos tengan conocimientos sofisticados acerca de la manera como los estudiantes buscan, comparten y viven los medios de comunicación. Una forma de hacer que los estudiantes comiencen a reflexionar analíticamente sobre los medios que consumen es hacer que participen en un experimento de “desconexión”.


“De hecho, recomendaría a todos que participen en el reto, ya que nos sirve para saber hasta qué punto DEPENDEMOS de los medios de comunicación para hacer tantas cosas”. — Reino Unido


Para los DESARROLLADORES DE TECNOLOGÍAS DE MEDIOS DE COMUNICACIÓN • Sin habérselo propuesto, el estudio the world Unplugged reveló varias lecciones importantes para los empresarios digitales y de medios de comunicación, lecciones que además vienen coronadas con una observación. Los estudiantes que participaron en este estudio, en cinco continentes, en países desarrollados y países en vías de desarrollo, son cada vez más agnósticos con respecto a las plataformas, al menos es el caso de las que se encargan de transmitir bits de noticias y de información social.

Lo que más les importa a los jóvenes de todo el mundo es el último hardware o la última aplicación que les permita comunicarse con mayor rapidez con las personas a quienes más aprecian. Es posible que los estudiantes sigan utilizando durante el futuro previsible las redes sociales con las que están familiarizados (Facebook, Twitter), tal vez prefieran de forma inequívoca su marca favorita de teléfono (Blackberry versus iPhone), pero aquellos que se esfuerzan en ser los primeros en adoptar las nuevas herramientas y tecnologías no tardarán en decidir cuál es la próxima que es “mejor”, y ésta, o bien les quitará parte del mercado a las herramientas y tecnologías ya existentes, o bien las desplazará por completo.

Estos expertos en herramientas y tecnologías digitales ya son capaces de recitar una larga lista de herramientas y plataformas de comunicación que utilizan actualmente para estar en contacto con sus amigos: por ejemplo, Facebook, QQ, RenRen, Weibo, Twitter, Skype Chat, Windows Live Messenger/MSN y BBM, por no hablar de los videojuegos masivos con múltiples jugadores en línea (MMOG). Muchos estudiantes mencionan sin darle mayor importancia el hecho de que mantienen contactos en varias de estas plataformas simultáneamente, y agregan que los amigos que tienen en Facebook pertenecen a un grupo ligeramente diferente que los amigos con quienes se comunican a través de mensajes de texto, y que éstos, a su vez, son un grupo distinto de aquél en el que están los amigos a quienes llaman por teléfono. También están las personas con quienes se comunican por correo electrónico por razones de trabajo o de estudios, y éstas no forman parte del grupo de amigos con quienes conversan usando el chat de Skype. Los estudiantes analizan y eligen automáticamente usar una u otra plataforma, pero las implicaciones que esto tiene son reales en términos de cómo construyen sus redes sociales y sus propias identidades “de marca”.

El estudio the world Unplugged también reveló otra lección sobre la manera como los estudiantes utilizan los medios de comunicación, como consumidores y como productores, que podría llamarse el factor “Cama”, complementario de otros dos factores más conocidos: el factor “Trabajar mientras se está de camino de un lugar a otro” y el factor “Debajo de la mesa”. Hace ya un tiempo, se entendió la necesidad de crear plataformas que fuesen pequeñas o portátiles, de forma tal que uno pueda hacer una llamada, navegar en Internet y actualizar su perfil de Facebook, todo ello mientras se va de un lugar a otro en la ciudad o, incluso con mayor frecuencia, casi subrepticiamente, usando una sola mano para hacerlo de manera disimulada debajo de la mesa o del escritorio.

En relación a esto, el estudio Unplugged observó en este grupo de edades una tendencia y una necesidad. Muchos estudiantes informaron que lo primero que hacen al despertar por las mañanas, mientras aún están en la cama, es usar inmediatamente sus celulares para ver si han recibido mensajes de texto, mensajes de correo electrónico y actualizaciones de estado de Facebook… y que vuelven a hacer lo mismo una última vez, también en la cama, antes de dormirse por las noches.


“Me sentí realmente feliz cuando por fin llegué a la cama, impaciente por que llegara el siguiente día, para volver a usar los medios de comunicación. Entonces fue cuando lo entendí. No puedo vivir en este mundo sin los medios de comunicación”. — Eslovaquia


Para los PERIODISTAS • lecciones son cinco:

  1. La definición de lo que es “noticia” ha cambiado de forma irreversible. En la actualidad, el sustantivo “noticia” ha dejado de estar reservado para los acontecimientos en el mundo de la política, los negocios o las relaciones internacionales. Los acontecimientos internacionales son “noticia”, pero TAMBIÉN lo son los comentarios diarios de los amigos. En su búsqueda diaria en Internet, la mayoría de los estudiantes de todo el mundo no hacían ninguna distinción entre las noticias que podrían encontrar reseñadas por The New York Times, la BBC o Al Jazeera, y las noticias que sólo podrían encontrar en la actualización del estado de sus amigos en Facebook. Para los estudiantes, “noticia” sólo significa “algo que acaba de pasar”, y ellos quieren conocerla, independientemente de que tenga relevancia mundial o de que sea de interés exclusivamente personal. Los periodistas deben dejar de alegar que las noticias tienen una elevada base moral y encontrar la manera de ayudar a satisfacer todas las necesidades de información de los jóvenes adultos: los medios de difusión de “noticias” sobre los amigos y familiares pueden servir de caballos de Troya para difundir también las “noticias” locales, nacionales e internacionales.
  2. Eso nos lleva a la segunda lección: los estudiantes ya no buscan noticias (si es que alguna vez lo hicieron), ahora son las noticias las que los buscan a ellos. Independientemente del lugar de donde vivan, la cantidad de información que les llega a los estudiantes a través de sus celulares o de Internet (en mensajes de texto, a través de Facebook, Twitter, chats, Skype IM, QQ, correos electrónicos, etc.) es abrumadora; inundándolos de información las 24 horas del día, los siete días de la semana. En consecuencia, la mayoría de los estudiantes afirmaron que rara vez buscan noticias en los sitios de noticias tradicionales o que forman parte de la corriente dominante. Ellos absorben, casi inconscientemente, las noticias que se les ofrecen en la barra lateral de sus cuentas de correo electrónico, o que aparecen en los muros de sus amigos en Facebook, o que les llegan a través de Twitter.
  3. Y esta observación, nos lleva a la tercera lección: hoy en día, los estudiantes reciben las noticias en dosis de 140 caracteres o a través de los comentarios que se publican en Facebook. Piensen en las novelas por entregas de Dickens; así es como los estudiantes reciben ahora las noticias. Y si uno o dos capítulos se pierden en el camino, pues los estudiantes no se toman la molestia de regresar a buscarlos y, con frecuencia, tampoco hacen clic en las direcciones URL abreviadas incluidas en los mensajes de 140 caracteres.
  4. El diluvio imparable de información que les llega a través de sus teléfonos celulares y de Internet se traduce en que la mayoría de los estudiantes en todo el mundo no tienen ni el tiempo ni el interés para seguir ni siquiera las noticias más importantes, a menos que tengan que ver directamente con ellos. Con respecto a las noticias diarias, los estudiantes se han convertido en lectores de titulares a través de sus redes sociales. Sólo se enteran de una historia cuando reciben los detalles o las novedades también a través de un mensaje de texto, tweet o mensaje en un foro (“post”). “Estamos acostumbrados a tener información acerca de todo lo que ocurre en el mundo y tenemos que tenerla en un tiempo incredible”, observó un estudiante de Eslovaquia. “Nuestra generación no necesita información que esté certificada y confirmada. Lo más importante no es la calidad, sino la cantidad de noticias”.

    La mayoría de los estudiantes consideran que los titulares, que tienen la misma longitud de facto de un mensaje de texto, proporcionan más que suficiente información sobre todos los acontecimientos, salvo los que más les interesen por razones personales. No es que no les interesen las noticias; de hecho, el estudio Unplugged indica que hoy en día los interese de los estudiantes son mucho más variados que los de sus predecesores. Más bien, el flujo de información es tan continuo, y el ancho de banda ya es tan grande, que no queda ningún resquicio de curiosidad que necesite ser llenado.
  5. Esto nos lleva a plantear la última lección: Existe una gran necesidad de “curación de noticias”: personas y herramientas que den sentido al incesante flujo entrante de información. Algunos de los fragmentos de información en forma de titulares provienen de los proveedores de noticias conocidos y bien consolidados, y se reciben a través de tweets y mensajes en formato RSS (“RSS feeds”) en Facebook y otros sitios similares; la mayoría de las “noticias segmentadas” se transmiten en tweets y mensajes virales que se reenvían una y otra vez siguiendo una cadena formada por los más diversos “amigos” y “seguidores”. Un factor que contribuye al problema de saturación es que entre los mensajes de incluso los informantes y las fuentes más confiables siempre termina llegando también algo de basura: noticias de última hora intercaladas con otros mensajes, aparte de SXSW, acerca de temas tales como dónde reunirse para comer juntos. Encontrar la manera de clasificar toda esa información para hacerla digerible Y de que esa manera forme parte de una red social supondrá un reto y una oportunidad cada vez mayores, como ya han comenzado a observar, por ejemplo, TweetedTimes, Paper.li, Storify, Storyful y Yogile.

Por último, todo esto nos vuelve a llevar a las lecciones para los estudiantes mismos, para las universidades y para los empresarios. La “curación de noticias” debe enseñarse a los estudiantes como una habilidad vital que necesitarán en sus vidas personales y profesionales. Debe enseñarse a los estudiantes de periodismo y ciencias de la comunicación (y de otras disciplinas) porque lo que hace falta cada vez más es que haya personas que tengan herramientas críticas y analíticas para buscar algo y encontrarlo en la inmensa cantidad de datos que se están produciendo en todas las áreas. Y la “curación de datos” es un concepto que debe incorporarse al diseño de aplicaciones, así como también a la creación de hardware. Si el público tiene que hacer “curación de datos”, necesita maneras intuitivas para manejarla.


“El día siguiente me pareció realmente distinto, casi como si fuese un día nuevo, de la misma forma en que si sales a la intemperie unos segundos cuando hace mucho frío y luego vuelves a entrar, te parece que adentro hace más calor, tan sólo por el contraste de temperaturas”. — Estados Unidos


Las citas incluidas en esta página pueden haber sido objeto de modificaciones con el fin de uniformar su ortografía y gramática.